SOLUCIONES A LA DESERTIFICACIÓN

 

 

- Cambiar la política hidráulica tradicional centrada en la ejecución de
grandes obras, que ha demostrado su ineficacia, hacia una gestión más hidrológica
y ambientalista.

- Reducir la emisión de gases de efecto invernadero para cumplir con Kioto,
con una fuerte apuesta para el ahorro energético y la gestión de la demanda de
energía y la sustitución de las centrales térmicas y nucleares por renovables.

- Proporcionar una política forestal acorde con las necesidades del país más
árido de Europa, con medidas de reforestación y de control del suelo urbanizable,
lucha contra incendios y talas indiscriminadas
.
- Primar la agricultura ecológica y el uso de variedades locales adaptadas al
clima en detrimento de los monocultivos intensivos y de las variedades
transgénicas, altamente demandantes en agua, productos químicos y petróleo.

- Poner freno a la edificación y a la construcción de campos de golf
desaforada, sobre todo salvaguardando las costas.

- Apostar por recuperar cauces, reforestar áreas para evitar los procesos erosivos y favorecer la infiltración y la recarga de los acuíferos. Es prioritaria la lucha contra el grave estado de contaminación que sufren nuestras aguas continentales (superficiales, subterráneas y costeras).

- El agua es un bien escaso y limitado, por lo que la solución a la escasez está en una gestión racional y de fomento del ahorro.


- Trabajar desde las Conferedaciones Hidrográficas para conocer cuánta
agua se gasta, quién la usa, qué usos se le da y cuánto supone la recuperación
económica que estas actividades generan, pues aún se desconoce el 75% de
estos usos.


 


This page was created by Irene using Web Poster Wizard.